Primer delirio [XI]

Había caminado durante varias horas y parecía que nunca llegaría a la cima. Entre los oscuros cañones que se formaban en la abrupta superficie de la montaña ya no se llegaba a ver aquella luz que tanto le había llamado la atención, pero ella continuaba cuesta arriba.
Llegó un momento en que a medida que caminaba se iba adentrando en una densa niebla, como un aviso la cercanía de la cumbre.
El camino se volvía cada vez más tedioso, y Yui notaba que se ahogaba a cada paso, resintiéndose en su ritmo y obligándola a parar para reposar de tanto en cuando.
La nieve parecía más consistente en este último tramo, pero entre la fina capa de neblina que limitaba su visión se empezaron a filtrar los primeros rayos de sol del día.

Algún tiempo después de caminar casi sin descanso, Yui se encontró obstaculizada por una enorme pared de roca, con algunas grietas cubiertas de hielo. Descalza y con las manos desnudas, empezó a escalar aquel corte que se interponía entre ella y la cima.
Tras avanzar algunos metros, Yui no pudo evitar mirar atrás; la altura que podía percibir era considerable a pesar de la niebla, y cualquier pequeño descuido podía hacerla caer, con lo que se esfumaría toda posibilidad de continuar subiendo.
Poniendo todo su empeño y concentrándose en cada movimiento que hacía, continuó escalando. Algunos minutos después, estaba estirando el brazo en busca de la siguiente grieta que le sirviera de apoyo, cuando pudo palpar una superficie llana. La pared de roca se había acabado.
Con todas sus fuerzas, pero manteniendo la concentración, se apresuró en terminar de subir lo poco que le quedaba. Se tumbó en la superficie nevada, exhausta por el gran esfuerzo que había hecho. La neblina había quedado rebosando la pared, y ya no quedaba nada de ella en la parte superior, dejando limpio todo el ambiente. El horizonte estaba cubierto por un mar de nubes que impedían ver algo allí abajo.

Después de recobrar el aliento y revisar algunos rasguños, se levantó y pudo ver como cerca de sus pies empezaba un sendero de rocas blancas y pulidas. Al final del camino, sin nada más en el horizonte, había una pequeña ermita. En uno de sus laterales, había un pequeño cerco de piedras con mucha madera dentro que ardía con gran ferocidad, superando la llama en altura a la construcción.

Si te has perdido las partes anteriores, aquí va una recopilación de todas:
Primer delirio [I - II - III - IV - V - VI - VII - VIII - IX - X]

Oktapodi [corto]

¿Os gustan los pulpos? Pues este cortometraje trata sobre una pequeña aventura que involucra a una pareja de octópodos, que tendrán que escapar de un tiránico chef empeñado en convertirlos en un manjar para sus comensales. Y ni siquiera cuando estén lejos de las garras de este personaje podrán estar a salvo…

Esta agitada acción está acompañada en todo momento por una simpática banda sonora que aporta más todavía más frenesí y deja a este corto con un gran nivel en el aspecto musical.

Fue nominado para el Oscar al mejor corto animado y galardonado con premios de festivales de animación como Siggraph, Annecy, Imagina, Animafest y Hiroshima, entre otros.


[Link a YouTube]

Fursy Teyssier [arte digital]


En esta ocasión me gustaría presentaros a Fursy Teyssier, un artista de origen francés que ha explorado varios de los campos del arte, desde la ilustración y la animación/dirección de cortos hasta una interesante faceta musical con su banda Les Discrets y una estrecha colaboración con Alcest, donde demuestra sus dotes como multiinstrumentista.

Sus ilustraciones resultan un tanto oscuras a primera vista, pero suelen tener un trasfondo muy melancólico, siempre acompañado de sentimientos profundos. Debido a su faceta de músico, la mayoría de sus obras de arte las podremos encontrar en portadas de discos o en revistas especializadas de música y cultura, pero como podréis comprobar, no por este motivo sus ilustraciones son de menor calidad.


Varios artistas – Whom The Moon A Nightsong Sings


Les Discrets – Septembre et Ses Dernières Pensées


Revista Elegy


Morbid Angel – The Remixes


Drudkh – Handful Of Stars


Lantlôs – .Neon


Amesoeurs – Amesoeurs


Les Discrets – Ariettes oubliées


Alcest – Les Voyages de l’Âme


Alcest – Écailles de Lune

Y para acabar añado un clip editado por él mismo para su banda, Les Discrets. Fursy aparece a lo largo de todo el vídeo junto con Audrey Hadorn, vocalista de la banda y directora del mismo.

Dango Daikazoku de Clannad, a piano [cover]

Hoy os presento otra pequeña (pequeñísima) interpretación musical a piano de Dango Daikazoku (だんご大家族), uno de los temas principales de la serie de animación japonesa Clannad.

Se trata de una melodía muy simple pero encantadora que avanza junto a una dulce voz, añadiendo matices aquí y allá a la harmonía de la canción. No es ni mucho menos un tema difícil de tocar, pero con él puedo disfrutar y relajarme al mismo tiempo, cosa que no siempre se puede conseguir ;-)

También he añadido algunas escenas, ya que este anime tiene un valor personal muy importante para mí y además me trae buenos recuerdos de su bella historia. No hay spoilers, tranquilos.
Como curiosidad, este es el primer vídeo que subo con mi nuevo teclado; llevo un mes con él y es un verdadero placer para tocar cualquier pieza, una gran mejora respecto a mi anterior (y primer) teclado.

Momento musical [III]

Alcest – Autre Temps

Se trata de una banda francesa que ha sabido experimentar a partir su punto de partida, el black metal, hasta llegar a un sonido único con melodías etéreas de inigualable belleza.
Este tema, Autre Temps, nos podría estar hablando sobre la permanencia de la inmutable naturaleza, avanzando al ritmo que marcan sus estaciones, un ciclo eterno que observa plácidamente el paso de nuestras fugaces vidas.
El vídeo me ha parecido maravilloso, enlaza a la perfección la canción con una emotiva historia que deja la piel de gallina… o al menos a mí, supongo. Además, durante unos breves instantes se deja ver Neige, el genio multi-instrumentalista detrás de Alcest, junto con Winterhalter, encargado de la percusión.